Buenas prácticas Educación Salud

Tema 9: LA PROMOCIÓN DE HÁBITOS SALUDABLES A TRAVÉS DE LA EDUCACIÓN FÍSICA

¿Cuál debe ser nuestro papel como docentes?

El sedentarismo y el consumo de comida basura y azucarada es uno de los temas más preocupantes y que más controversia crea en la actualidad. Los ultra procesados, las bebidas gaseosas y azucaradas, los zumos, la comida basura que está al alcance de todos y a precios más asequibles que la comida saludable junto con el sedentarismo producto de trabajos cada vez más cómodos, de las facilidades que nos aportan las nuevas tecnologías y del desdén de los niños por jugar en la calle y realizar actividades deportivas ha creado una sociedad en el que la obesidad se ha convertido en la enfermedad que más muertes provoca en los países más desarrollados y muchas veces, el papel de concienciar, y de responsabilidad lo tienen los docentes de educación física.

Desde hace tiempo somos conscientes de que el profesor de educación física es uno de los que más facilidades tiene para acercar se e influir al alumnado y en nuestra mano está dar buen ejemplo de salud y bienestar. ¿Cómo conseguir eso?

Algunas formas muy útiles y eficaces para influir en los hábitos de los alumnos sería introducir pequeños cambios de vida dentro del currículo escolar, aquí pongo algunos ejemplos que en mi caso me hubiera gustado que se aplicase en la asignatura cuando yo la cursé:

  • La creación de una tabla de alimentos saludables como las frutas para consumir en los recreos y que sean parte de una nota de la asignatura o sume puntos para algún premio que se dé a final de curso (juguetes, aparatos deportivos…)
  • Empleo de cuenta pasos a lo largo del día y que al igual que en el caso anterior forman parte de una parte de la asignatura.
  • Crear pequeños objetivos personales para cada uno de los alumnos y que ellos mismos creen conciencia de por qué quieren conseguir esos objetivos y su importancia, si su superación personal es muy notable también puede haber una compensación.
  • Creación de torneos durante los tiempos libres, donde haya diversidad de juegos y donde todos participen independientemente del nivel y de la edad y sexo.
  • Aumento de salidas extra escolares al medio natural.
  • Cambio en el menú de cafeterías y máquinas expendedoras.

En mi opinión, son pequeños cambios, que fuera parte de que algunos son más fáciles de llevar a cabo que otros, servirán para que los alumnos valoren los productos naturales, su salud y su bienestar y comprendan la importancia de los valores nutricionales y de las calorías de calidad, al fin y al cabo muchos de estos aspectos están recogidos dentro de la LOMCE y eso nos facilita dar los argumentos necesarios para promover el cambio en los colegios y que todos los profesores y alumnos colaboren en esa promoción de salud.

En éste enlace podréis encontrar un vídeo sobre cómo concienciar a los niños desde la primera infancia qué alimentos son de consumo diario y cuáles deben consumirse ocasionalmente, la niñez es la mejor etapa para comenzar a sentar las bases de una buena alimentación ya que es cuando los niños son más susceptibles a copiar los hábitos de los padres y ir formando un esquema de estilo de vida que es más probable que sigan durante su adolescencia y futura adultez, por ello, este tipo de juegos que podemos aplicar fácilmente en nuestras clases o en las escuelas de infantil pueden ser de gran utilidad para el futuro de los más pequeños.

 

2 Comentarios

  • Estos ejemplos que se supone educan a los niños, pero lo único que hacen escuchar a los adultos y obedecer… ¿ estás seguro que crean muchos hábitos saludables?

Dejar un Comentario