Programación

Cómo programar en Educación Física

Niveles de concreción

No podemos programar nuestra clase sin fijarnos y tener en cuenta todos los niveles a los cuales nos tenemos que adecuar. El gobierno nos marca unas pautas, el centro otras y nuestros propios alumnos otras. Es nuestro deber conciliar estos tres niveles para poder impartir una enseñanza de calidad.

  • Gobierno: contenidos y competencias de cada nivel, los objetivos generales de etapa y los objetivos generales de área.
  • Centro educativo: coordinación con el resto de docentes, con la planificación del centro y los objetivos del mismo.
  • Aula: en este nivel atenderemos al contexto de nuestros alumnos, la diversidad de nuestra clase y a los intereses de los alumnos.

¿Cómo programaría yo en Educación Física?

Para comenzar, realizaría una primera fase de análisis en la que se tendría en cuenta lo expuesto en el apartado anterior:

  • Contenidos mínimos y competencias que marca la ley para el curso en el que me encuentro.
  • Plan educativo del centro.
  • Nivel inicial del alumnado.
  • Características culturales, sociales y económicas del alumnado.
  • Diversidad de la clase.
  • Compañerismo entre los alumnos.
  • Alumnos con necesidades especiales.

Todo esto no se puede saber antes de la primera clase, por lo tanto, las primeras clases serían de actividades más globales para conocer al grupo y terminar de detallar la programación.

La segunda fase se basa en realizar la programación en sí, detallando qué actividades se van a llevar a cabo en cada sesión teniendo en cuenta cada punto del análisis realizado con anterioridad. Una buena programación es vital para proporcionar una educación de calidad, sin improvisación y variando las actividades para proporcionar a los alumnos una mayor riqueza de experiencias motrices y acercándome todo lo posibles a los intereses e inquietudes de los alumnos. También contemplaría la posibilidad de realizar actividades fuera del centro, ya sean salidas al medio natural para hacer senderismo o practicar diferentes deportes que los que las instalaciones del centro permiten.

En esta fase también se contempla y programa el sistema de evaluación, el cual en ningún caso será mediante pruebas o exámenes, sino mediante la observación día a día de la implicación y motivación del alumno.

Por último, una buena programación nunca puede ser inamovible, así que, cada día habrá que estar pendiente y atento a las carencias e intereses de los alumnos para crear actividades motivadoras y que refuercen las capacidades motrices de los alumnos. Una programación flexible e innovadora es posible mediante el esfuerzo y la dedicación del docente.

Dejar un Comentario