Educación Metodologías Programación

CAPÍTULO 5 – PROGRAMACIONES…

Escrito por enrique.herrero

A la hora de programar y desarrollar clases de E.F. observamos que hay muchas actividades que pueden ser tanto escolares como extraescolares. Esto no es algo perjudicial para nosotros, incluso puede ser un beneficio de cara al desarrollo de nuestras sesiones.

Existen numerosas prácticas deportivas que pueden ser practicadas en ambos ámbitos, como es el caso de los deportes de equipo. También pueden compaginarse en ambos contextos los deportes individuales como, por ejemplo, el esquí, el tenis o el tiro con arco, entre otros, aunque hay deportes individuales que es más difícil llevarlos a cabo en una sesión con 25 estudiantes.

Debemos de tener en cuenta que, aunque estemos practicando un deporte determinado en nuestras clases, si la técnica es muy compleja, tampoco debemos incidir mucho ahí, ya que nos llevará mucho tiempo de aprendizaje que no disponemos. Para desarrollar estos deportes, debemos afrontarlos con juegos aplicados, acordes a la edad de los alumnos.

En cambio, hay algunas actividades que son más apropiadas para hacer en las clases, ya que es más “raro” encontrarlas en una actividad extraescolar. Hablamos por ejemplo de las Gymcanas, carreras de orientación, etc. Estas actividades son muy apropiadas para las clases de E.F. ¿El motivo? La interacción con el medio natural, el trabajo en equipo la posibilidad de compaginar asignaturas. Con esto nos referimos a que, por ejemplo, en una carrera de orientación, podemos establecer un recorrido donde en cada baliza tengamos una comunidad autónoma de nuestro país y haya que reunirlas todas. De esta manera estaremos trabajando conjuntamente las asignaturas de E.F y Geografía.

¿QUÉ HAY DEL EXTRANJERO?

Tomamos como ejemplo para nuestra explicación a un país que es una potencia en lo que a educación se refiere. Hablamos de Finlandia. El sistema educativo de este país está considerado como uno de los mejores del mundo.

En este país, la metodología de la escuela está basada en el juego y en el descanso, con unas jornadas lectivas más cortas que las nuestras. Los docentes son muy valorados, se les considera una autoridad. El acceso a su carrera es muy exigente. La educación es pública entre los 7 y los 16 años. Los fondos estatales se reparten en función de las necesidades de los centros. La educación se personaliza, se respeta el ritmo de aprendizaje de cada estudiante. Para los docentes, preparar la clase es parte de la jornada laboral, por ello no imparten tantas horas de clase. Se evitan la competencia y las cifras entre los estudiantes, por ello se evitan los exámenes hasta 5º de primaria y los informes que se emiten a los padres son descriptivos en lugar de numéricos. Se premia la curiosidad y la participación, valorando la creatividad, experimentación y colaboración por encima de la memorización. Los padres se implican, complementan la educación con actividades culturales.

Sabiendo esto, os invito a reflexionar comparando el sistema educativo finés con el nuestro…

 

AHORA CONTEXTUALICEMOS…

La programación de E.F. supone un conjunto de operaciones que tienen como finalidad la adecuación y estructuración del currículum, contextualizando así todos los objetivos y contenidos del mismo. Se establecen técnicas didácticas, organización de la clase, acomodación de los contenidos dependiendo del contexto en el que nos encontremos e incluso integración de actividades escolares con las extraescolares.

Según la RAE, programar es:

  • Formar programas, previa declaración de lo que se piensa hacer y anuncio de las partes de las que se ha de componer un acto o espectáculo o una serie de ellos.
  • Idear y ordenar las acciones necesarias para realizar un proyecto.

En la E.F. programar es organizar los contenidos y actividades para que sean trabajadas en un contexto educativo determinado.

Y… ¿CÓMO SERÍA LA PROGRAMACIÓN IDEAL?

Bajo mi punto de vista, la programación de un año de E.F. es clave para el desarrollo de la asignatura. Por ello, es conveniente que sea el propio profesor quien establezca esta programación. Siempre ha de hacerla basándose en la ley, en la LOMCE, pero debe ser él y no las instituciones quienes la lleven a cabo.

¿El motivo? No es lo mismo programar sesiones para 15 que para 30 alumnos. En todo momento hay que tener en cuenta las características de la clase. Una buena programación estará basada en la disposición, características y habilidades de los estudiantes. De esta manera, se plantearán retos alcanzables a lo largo de todo el curso, lo que dotará de calidad y dinamismo a las sesiones.

Dejar un Comentario