Principios y bases

Capítulo 1: Bases teóricas de la Educación Física

Escrito por manuel.mosteiro

La educación física como hemos visto en clase busca la adherencia a la actividad fisica y el aprendizaje a través del movimiento de los alumnos. Se debe fundamentar en la diversión de los alumnos, con tareas integradas en las que los alumnos sean los protagonistas de la clase y de la asignatura, adaptando la clase a ellos y no al revés.

Todo esto suena muy bonito pero, como ya hemos visto y comentado en clase, está definición dista mucho de la realidad. Hoy en dia y lo que muchos de nosotros hemos vivido en nuestra etapa como alumnos ha sido todo lo contrario; mucha teoría, elitismo motor, poco tiempo en movimiento, clases con muchas instrucciones dejando poco lugar a la creatividad ( metodo tradicional). Dónde el alumno se tiene que adaptar a la tarea, acatar las instrucciones del profesor, callar, escuchar y repetir, por no hablar de las pruebas de las capacidades fisica condicionales y su uso para evaluar al alumno.

En fin está claro que hasta ahora no se han hecho muy bien las cosas y que siempre se podrán hacer mejor.

Si miramos la historia de la e.f vemos cómo ha ido de un carácter mas gimnástico y deportivo hasta llegar darse forma y ser una manera de enseñar y aprender mediante el movimiento. Y es que no solo se trata de contraer músculos y mover huesos, el cerebro como ya vimos en clase es una parte crucial del movimiento, un organismo en movimiento es un cerebro activado y en plenitud. Por eso creo que plantear en nuestras clases tareas que impliquen la cognición es sin duda algo innegociable, aislar el desarrollo de las capacidades condicionales en una clase de e.f no tiene mucho sentido, como tampoco lo tiene impartir un deporte y atosigar a los alumnos con normas, tecnicismos y ejecuciones perfectas. No crea adherencia y solo llegaremos a unos pocos.

Dicho esto y mirando las competencias que puede cumplir la e.f  dentro del articulo 3 del BOC tales como aprender a aprender, comunicación lingüística, competencia digital, conciencia y expresiones culturales, competencias sociales y cívicas. Todas estas competencias se pueden cumplir perfectamente en la asignatura de e.f mediante distintos recursos como vimos en clase. Así que es obligación nuestra el mostrar que somos necesarios y muy competentes en el ámbito escolar. Exigir pero acompañar estas exigencias con clases de calidad a la altura, con actitud y tratando de evolucionar en la forma de impartir la asignatura. Como también se ve en el artículo 5 la e.f cumple muchos de los objetivos que se proponen, en especial el “k)” sería el más crucial y el que más define la e.f. Con esto no trato de exponer que la e.f es mas importante que otras asignaturas, sino que ha estado infravalorada durante años y es una herramienta y una necesidad para transmitir conocimientos con el movimiento, socializar, tomar conciencia y respeto de nosotros y nuestro entorno y crear un estilo de vida saludable.

Por otra parte también habría que comentar que no todo es e.f, en mi opinión lo que se lleva haciendo hasta ahora en las clases de e.f es instruir al alumno en gimnasia, en iniciación a deportes como si se tratase de una cantera de algun club. Bajo mi experiencia no se educa ni se crea adherencia, simplemente se sueltan conocimientos al aire y se mide/evalúa al alumno. El alumno sale de e.f como el que sale de una clase de matemáticas y eso en mi opinión es un gran error ya que tenemos la posibilidad de educar y enseñar al alumno de manera muy diferente al resto de las asignaturas, y esto es una gran ventaja que debemos aprovechar. Una clase de e.f de calidad debe tener movimiento, diversión, aprendizaje, que cree adherencia, que se relacionen y este individualizada. No volvernos locos buscando elitísmos. Cosas simples, claras, con mensaje y dando libertad al alumno. Él es el protagonista.

Estamos hechos para movernos y con los años tendemos a lo contrario que dicta nuestra  naturaleza, lo que en mi opinión lleva muchas de las enfermedades físicas y psicológicas que padecemos hoy en día.

Manuel Mosteiro Lucio.

Dejar un Comentario